Idioma:

Análisis

En Conservación Estratégica (CSF) ayudamos a los conservacionistas locales a utilizar herramientas económicas para que encuentren soluciones inteligentes y eficientes a los problemas ambientales más urgentes. Desde la creación de CSF en 1998, hemos llevado a cabo numerosos proyectos de análisis en bosques, ríos y ambientes costeros. La mayor parte de nuestro trabajo se ha concentrado en los trópicos, donde los niveles de diversidad biológica son extraordinariamente altos. Para maximizar el alcance y la calidad de nuestro trabajo, incluimos en todos nuestros proyectos a expertos y organizaciones que se destacan en el campo de la conservación.

Análisis económico-ambiental de una carretera a través del Parque Madidi

Las carreteras rurales suelen relacionarse con el desarrollo económico, pero frecuentemente éstas se construyen sin considerar su factibilidad económica o su eficiencia. Factibilidad y eficiencia son criterios que describen aquellas inversiones cuyos beneficios son, por lo menos, mayores que sus costos. Cuando tales criterios se ignoran, los proyectos de carreteras financiados por los gobiernos carecen de expectativas claras respecto al incremento de la riqueza general del país. De hecho, muchas veces estos proyectos provocan pérdidas económicas considerables cuando los beneficios acumulados no compensan los altos costos que conllevan la construcción o el mejoramiento de las carreteras.

Algunos proyectos de infraestructura de carreteras también provocan impactos ambientales significativos. Este es el caso particularmente en las regiones forestales tropicales, donde una gran cantidad de evidencias sugiere que las carreteras juegan un rol fundamental en el incremento de los índices de deforestación. La deforestación resulta en pérdidas ambientales considerables que muchas veces permanecen sin ser detectadas en los mercados mundiales, pese al hecho de que pueden afectar considerablemente el bienestar de las poblaciones humanas. Tras una valoración apropiada en términos monetarios, dichas pérdidas pueden ser incluidas en estudios de factibilidad económica, esperando que orienten las decisiones de políticas de una manera más integral.

En este estudio se analizó la factibilidad económica de la conclusión de la carretera Apolo-Ixiamas en el noroeste de Bolivia. Nuestro foco de atención específico es la construcción del último tramo entre Azariamas y San José de Uchupiamonas, donde no existía acceso previo. Esta carretera dividiría en dos el Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Madidi y abriría a la colonización ilegal y a la extracción de recursos naturales vastas áreas de bosques tropicales previamente inaccesibles. Este proceso tendría consecuencias ambientales de gran alcance para un área de conservación reconocida como prioritaria a nivel global.

Nosotros identificamos que esta carretera tendría como resultado una pérdida neta para la economía boliviana que superaría los 40 millones de dólares estadounidenses. Estas pérdidas se derivan principalmente de los altos costos de inversión que conlleva construir en un terreno sumamente accidentado y frágil, y de los bajos niveles de uso proyectados para la carretera. Por otro lado, se compararon los costos de la carretera con otros indicadores socioeconómicos regionales para poner en perspectiva el proyecto. El costo de la carretera representaría entre el 56% y el 179% de todos los ingresos regionales generados por la población que se beneficiaría de la carretera en los próximos 25 años, lo que equivaldría a subsidiar los ingresos por un período que se extendería entre 7 y 20 años. Los costos de inversión en la carretera son tan altos que se podrían utilizar para multiplicar por 54 las inversiones públicas locales en salud o por 84 las inversiones en educación. Sólo el desvío de los costos incrementales de mantenimiento requeridos por la nueva carretera permitiría un aumento del 32% de las inversiones en salud o del 50% de las inversiones en educación.

Este proyecto de carretera también podría resultar en pérdidas ambientales considerables. Se realizó una estimación de los costos ambientales potenciales relacionados con las emisiones de carbono y se identificó una pérdida adicional de entre 3 y 20 millones de dólares estadounidenses, dependiendo del valor unitario de las emisiones de carbono y del padrón de conversión de la vegetación. Nuestro cálculo indica que la pérdida de un solo servicio ambiental podría ser mayor que los beneficios brutos potenciales generados por la carretera.

Al provocar impactos ambientales locales potencialmente irreversibles, la carretera también podría representar una amenaza para los ingresos regionales que el área protegida genera en la actualidad, los cuales superan en un 50% lo que la carretera podría generar potencialmente.

Estas cifras constituyen una prueba convincente que demuestra que la construcción del último tramo de la carretera Apolo-Ixiamas es una decisión que carece de racionalidad económica. Más bien, ésta representaría el desperdicio de fondos públicos imperiosamente necesarios para otros propósitos sociales y, además, resultaría en pérdidas ambientales considerables. Es necesario proponer inversiones más sensatas, equitativas y eficientes para responder a las necesidades socioeconómicas locales a un costo razonable.